THE WALKING DEAD, EPISODIO 4X02 "INFECTED". LA CRITICA (SPOILERS)

THE WALKING DEAD, EPISODIO 4X02 "INFECTED". LA CRITICA (SPOILERS)
No ha durado mucho la tranquilidad en la prisión que han convertido en su hogar Rick (Andrew Lincoln) y su grupo. Si en el capítulo anterior veíamos como las instalaciones habían sido transformadas en algo parecido a un hogar para el grupo de Rick y el puñado de supervivientes de Woodbury, en este episodio, titulado "Infectado", esa relativa paz salta en mil pedazos. En el episodio anterior vimos como Rick, ahora transformado en una especie de granjero, intentaba mantenerse al margen tanto de las decisiones importantes que afectaban a todo el grupo (no pertenecía al "consejo", formado por el núcleo del grupo original) como lejos de su arma de fuego, como queriendo castigarse a si mismo por los errores que cometió en el pasado.
Scott Gimple, el nuevo showrunner de la serie, ha demostrado, al menos en estos dos primeros capítulos de la nueva temporada, que sabe imprimir un buen pulso narrativo a la historia. Hemos pasado de una temporada (la anterior) en la que los personajes se movían entre dos escenarios, la prisión y Woodbury, a dos episodios en los que la cárcel (excepto el breve pero intenso interludio en el centro comercial de la semana pasada) es el opresivo espacio donde viven (y mueren) los protagonistas. Sin embargo, el centrar la acción en un solo lugar, lejos de aburrir, lo que hace es aumentar la sensación de peligro, de que tienen que salir de ese lugar cuanto antes.

GLENN (STEVEN YEUN)
GLENN, NO TODO VA A SER TOMAR FOTOS DE MAGGIE
 DORMIDA, TAMBIÉN HAY QUE MATAR ZOMBIES
Una nueva amenaza se cierne sobre el grupo, pero no de naturaleza humana, sino vírica. Era extraño que en un mundo asolado por una infección de origen desconocido que transforma a los muertos en seres que caminan no surgiera algún tipo de enfermedad contagiosa similar al ébola, rápida en actuar y con una alta mortalidad. Vivir en un mundo en el que los cadáveres putrefactos caminan a sus anchas transmitiendo miles de virus y bacterias por el aire no debe ser muy saludable. La amenaza es tan grande que no echamos de menos al Gobernador (David Morrisey), ausente hasta ahora esta temporada. Aun así es raro que los guionistas de la serie no nos hayan ofrecido siquiera un vistazo de donde está ni lo que está planeando.

En cuanto a los protagonistas, Rick debe dejar atrás sus traumas y volver a liderar el grupo, recuperando su arma tras los terribles sucesos de la prisión. La masacre provocada por el chico infectado ha dejado un buen número de víctimas entre los supervivientes de Woodbury, lo que provoca que Rick decida colgar el azadón de granjero y tomar de nuevo su revólver. Esperemos que Carl (Chandler Riggs), ahora que su padre vuelve a retomar su papel de protector y líder del grupo, no vuelva a ponerse el sombrero de sheriff, ahora que nos habíamos acostumbrado a verlo sin el.

CARL (CHANDLER RIGGS)
CARL, NI SE TE OCURRA VOLVER A
PONERTE ESE HORRIBLE SOMBRERO
Michonne (Danai Gurira), a la que incluso hemos visto reir en estos dos episodios, ha salido un poco de su aislamiento, aunque aun sigue empeñada en su búsqueda en solitario del Gobernador. En este episodio, en el que casi muere a manos de los caminantes, vemos como su caparazón se rompe por fin aflorando unas lágrimas que había reprimido desde hacía mucho, mientras sujetaba al bebé de Rick. ¿Cual es el verdadero motivo de estas lágrimas? ¿La muerte de Andrea (Laurie Holden) y su incapacidad hasta ahora de vengarla? ¿O tiene que ver con algo de su pasado que no conocemos aun?

Pero quien ha sufrido en este episodio la mayor pérdida ha sido Tyreese (Chad L. Coleman). La escena en la que comparte un momento íntimo con Karen (Melissa Ponzio), negándose esta a pasar a mayores, nos prepara el cuerpo para lo que tendrá que venir. El vivir cada momento como si fuera el último es una gran verdad en el mundo real, imaginaos en un mundo como el de The Walking Dead. Obviamente, Karen no había interiorizado esta advertencia, perdiendo la última oportunidad que hubiera tenido en la vida de estar con Tyreese.

La escena en la que Tyreese descubre los cuerpos quemados de Karen y el otro infectado en el patio de la prisión me ha dejado con mas preguntas que respuestas. ¿Quien los incineró? ¿Fue Rick u otra persona del grupo? ¿Por qué no avisó a Tyreese de que su pareja había muerto?

CAROL, GLENN Y LAS NIÑAS
CAROL HACE DE UNA NIÑERA MUY
PARTICULAR EN ESTA TEMPORADA
Carol (Melissa McBride), por su parte, continúa con su labor de cuidar de los mas pequeños, intentando que maduren en ese mundo a marchas forzadas. Al parecer, el personaje de Carol en los cómics es bastante menos fuerte que su homónimo de la serie, algo que sin haber leído la obra de Kirkman me parece un acierto. Carol parece haber recogido el testigo de Andrea como mujer dura del grupo, ahora que Michonne casi nunca está y que Maggie (Lauren Cohan) está viviendo un momento dulce con Glenn que no sabe cuánto durará. Carol tiene por delante una gran labor con las niñas, especialmente con Lizzy (Brighton Sharbino), la cual no sabe distinguir a un caminante de una mascota, alimentándola con ratas a hurtadillas, atrayéndolos hacia la valla de la prisión y poniendo en riego a todo el grupo.

El que Lizzy alimente al caminante me hace pensar en algo que quizás muchos de vosotros os habreis planteado: ¿existía el concepto de zombie antes del apocalipsis en el universo imaginado por Kirkman? El que hasta bien avanzada la serie nadie pronunciara la palabra "zombie" (y en contadas ocasiones) es algo a tener en cuenta. Además, es curioso que nadie haya hecho nunca referencia a ninguna película ni obra de ficción en la que aparecieran criaturas semejantes a los caminantes. ¿Es por eso que la niña no ve peligro real en tratar como una mascota a Nick, el caminante?



Gran episodio, con un buen balance entre la acción y los momentos mas emotivos, aparte de una buena ración de caminantes. Incluso, "Infectado" ha contado con algunas escenas que merecen estar entre las mejores de toda la serie, como aquella en la que un Rick mas que abatido por lo que ha de hacer, sacrifica a los cerditos para alejar a los caminantes de la cerca que rodea la prisión. Tampoco han faltado los guiños a clásicos del cine de zombies, como la escena en la que uno de los ocupantes de las celdas se despierta ya convertido, levantándose del catre mientras sus intestinos caen al suelo, clara referencia al film El Día de los Muertos, de George A. Romero.